Cómo Piensan Cómo Actúan Cómo se Expresan Salud Educación Trabajo Cultura Seguridad Ciudadana Participación Ciudadana Transparencia Desarrollo Social Mujer y Familia Niños y Jóvenes Adulto Mayor Medio Ambiente Deportes Infraestructura Transporte
131 Votos---
Felix Donoso Gomez
Candidato a Concejal
Talagante+ Votar
Seres Iluminados (esperen El Vuelto)
397 Visitas · 12.8.2016 [10:28]

Es con frecuencia interesante observar la conducta y al parecer ciertas tendencias que la misma suele tener como respuesta a nuestros intentos de adaptarnos a las situaciones. Claro está que no siempre logramos ese objetivo tan preciado como es la adaptación y casi sinónimo de salud mental o al menos no de una manera útil y funcional a largo plazo. Por ratos parece que la mente nos traiciona, seguramente y en parte debido a nuestra ignorancia en algunos temas, a nuestra personalidad, algunos patrones desarrollados en nuestra infancia, a nuestra forma de percibir el mundo, entre otras cosas. En ocasiones cuando se habla del humano es casi como si se hablará de un ser superior, al menos comparándonos con las otras especies y sin lugar a dudas tenemos grandes cualidades o al menos el potencial para desarrollarlas, pero a su vez y desafortunadamente con frecuencia caemos como arrastrados por algunas formas de conducta poco admirables. Hay que partir también del punto de que en realidad somos seres imperfectos y la idea tampoco es que lo seamos, más bien en esta ocasión mi interés en escribir sobre éste tema es para dar una herramienta aquellos que buscan comprender, hacer una introspección y finalmente manejar de una mejor manera su propio ser. Contrastando esta información con nuestras conductas y pensamientos puede ser más fácil observar nuestros errores y reivindicar, así como, tomar ánimo al reconocer las virtuosas cualidades de las que somos capaces y que llevamos en nuestra naturaleza. Algunas de las tendencias indeseables son: Arrogancia, vanidad, exceso de estimación propia, que a veces es disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas. Muchas veces nuestra inseguridad y el ego nos llevan a la ambición por tener papeles protagónico o superiores ante los otros. La cual se relaciona con la arrogancia, presunción, envanecimiento, dicho de otro modo querer presumir que las que consideramos nuestras virtudes o cualidades apreciables, pero esa conducta no nos lleva más que a ser despreciables. Con frecuencia con ese tipo de conductas se busca equivocadamente destacar y tomar una posición superior a los que nos rodean, haciéndolos a ellos de menos señalando sus errores. Como dice un dicho: "Sé humilde y te mantendrás entero". La obstinación descrita como exasperación, lo cual en resumen nos habla de la capacidad de ser necios y en ocasiones irnos en contra de la razón y como bien dice el dicho "el sentido común, es el menos común de los sentidos". Deseo ardiente de conseguir poder, riquezas, dignidades o fama. Sin embargo me gusta pensar que puede existir una ambición positiva, desde el punto de vista de tender direccionalidad en nuestras acciones, pero sin que el fin justifique los medios y que al final nuestras acciones sean como un negocio en el que todos los involucrados ganan. Con frecuencia tendemos a acomodarnos a muchas y en muchas cosas, por ejemplo al trabajo, a la mentira, e inclusive a la violencia. Como dicen "escoba nueva siempre barre bien", pero eso implica que luego dejará de barrer bien. Nos acomodamos, porque perdemos la focalización, porque es lo más fácil, porque desaparece la novedad y con ello lo atractivo, es por ello que un elemento importante para evitar el acomodo será el compromiso. Del lado positivo podemos encontrar grandes virtudes propias de nuestra naturaleza humana. Somos por excelencia los seres pensantes de éste mundo, lo que nos pone en una situación ventajosa dadas nuestras capacidades analíticas para evaluar factores, posibilidades, escenarios, tener capacidad de anticipación, de hacer pronósticos y con todo ello desarrollar la capacidad de una mejor respuesta ante cualquier evento. La capacidad de manejar situaciones adversas pasadas y condiciones de vida difíciles como una manera de ajustarse saludablemente a la adversidad, implicando que no necesariamente las historias tristes tienen que convertir a las personas en tristes. Humildad: Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento. Con todo esto podemos ver que tenemos una capacidad de decidir y con ello poder hacer las cosas fáciles o difíciles y si bien por ratos parece que algo dentro nos arrastra hacia la confusión, también hay evidencia de que podemos adaptarnos y acercarnos a la felicidad a pesar de en ocasiones tener historias difíciles. Lo mejor de este escrito, que lo hace alguien que se cuestiona, porque pese a todo y a todas las barbaries que hemos vivido como raza, los hombres no aprendemos porque somos de rápido resolver, sí que existe el dinero lo hacemos y que importan las consecuencias, trabajamos como chinos para pagarle al médico el estrés que nos producen los excesos, nos peleamos con medio mundo para lograr estatus y terminamos solos y sin familia ni amigos, corremos todo el día para llegar a dormir y salir temprano, sin un tiempo para los nuestros que son el objetivo primero: NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS. ¿Ese es el Sentido de Trabajar o no? La arrogancia de esos seres miserables que encuentran que lo que hace el resto es imperfecto, que todos somos tontos y que los plebeyos deben ser conducidos por seres iluminados, como es el caso de José Piñera, de los pocos de esa estirpe que gobernó en Dictadura y que hoy quiere darnos lecciones de decencia, una pena de hombre que se ha enriquecido con el dinero de nuestros trabajos de una vida, por eso gritaremos una y mil veces "NO A LAS AFP". Y si es así: ¿por qué destruimos lo que tocamos?, porque nuestras huellas son desorden, basura y desechos, ¿será que somos depredadores incluso de quien nos alberga o cobija como la tierra? Ayer asistí a una reunión, donde hicimos preguntas y nos encontramos con monologo de sordos y mudos, lo que nos avasalló fue un ego que desbordaba, que fluía a borbotones, estaba todo bien, que todo funciona y escuchamos que lo que dice un 98% es un error, quien corta decide y no hay mas, donde se te pide colaboración el cierre de filas, pero sin cuestionamientos, y nuevamente hay que endurecer la mano con la derecha, quien es la causante de todos los males y que ellos vienen de Marte, por tanto todo lo que hagan está bien y POR DOGMA, la retórica que seremos malos Chilenos sino seguimos los conceptos y preceptos del ORACULO. Es cierto hay muchas cosas que se han hecho bien y se ha construido y avanzado, pero queda la sensación que unos pocos de esos ILUMINADOS HAN DESTRUIDO LO CONSTRUIDO y si se lo permitimos se comerán la torta del 99% restante. Que se nos exige ser más humano, ser más consecuentes, que el discurso en lo privado sea el mismo que en lo público. EXISTE UNA LEY DE CAUSA Y EFECTO, "ESPEREN EL VUELTO" caballeros y señoritas iluminadas, la gente sabe cómo y cuándo hablar fuerte.